Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»


Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»:

«...leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida [...] debería ser mejor.»

·

La creatividad surge de hallar –pensando diferente del resto– ideas absurdas, para así nuevamente pensarlas y darles coherencia.

Ahí la importancia de la Lógica: porque sólo con ella es posible tanto hallar los absurdos como obtener la coherencia.

·


lunes, 7 de enero de 2013

LA CONVERGENCIA DEL ENTENDIMIENTO

[Esta entrada participa en la III Edición del Carnaval de Humanidades alojado por Luis Moreno Martínez en el blog El cuaderno de Calpurnia Tate.]

La Ciencia es una disciplina que permite al practicante apropiarse de la Realidad, de la Naturaleza del Universo, las propiedades de todoI. Esto se logra analizando la evidencia y sugiriendo inicialmente una secuencia de ideas razonables (lógicas) que conjunten y predigan sus propiedades, la Naturaleza de la misma, que es una parte del Universo, un fenómeno. Si esto se efectúa constantemente es posible abarcar una cantidad cada vez mayor de fenómenos hasta que sea posible abarcar casi todos los fenómenos observables, medibles, por medio de una sola teoría, es decir, un conjunto único de ideas razonables que permitan analizarlos sin necesitar de la experimentación inicial. Entonces, se busca la evidencia para generar las teorías, y luego poder prescindir en forma razonable de ésta. Se pueden corregir las ideas cuando al intentar predecir las propiedades de un fenómeno con el cual se pretenda poner a prueba la teoría, a través de ésta no se llegue a lo que la evidencia muestra. Así funciona la Ciencia a grandes rasgos.

El Arte también es una disciplina que permite apropiarse de la Realidad, de la Naturaleza del Universo. Esto se logra de un modo distinto al que la Ciencia utiliza: se toma la evidencia, experiencia no sistematizada aunque sí generalizada sobre el Universo, y se la expone a través de una serie de técnicas que le dan formato, sólo para que sea accesible. Por el hecho de ser experiencias generalizadas, corresponden a un amplio tiempo de observación y atención entorno al Universo con el fin de abarcar lo más posible dentro de él. Entonces, cuando se analiza la evidencia con formato, la obra de arte, se sugieren inicialmente ideas razonables que refieran lo que hipotéticamente significa el formato para pretender translucir la evidencia que expresa. Apreciar la obra de arte significa suponer qué más implican las ideas razonables sobre la evidencia en cuestión, de tal forma que se averigüen otros hechos sobre la misma; de no resolverse así la coherencia supuesta entre ideas y experiencia, se modifican las ideas para nuevamente apreciar la obra de arte y, finalmente, acercarse a la evidencia buscada desde el comienzo.

Obsérvese que en ambos casos hay un proceso de corrección sobre las teorías planteadas y puestas a prueba respecto a evidencia sugerida. Y en ambos casos se pretende aprehender a la Realidad. La única diferencia en las disciplinas tratadas es la manera en que se exponen las teorías, pues en la Ciencia se recurre a una para translucir los hechos de la Naturaleza, mientras que en el Arte se utiliza para mostrar los hechos de la obra de arte, la que es el fiel reflejo de la Naturaleza. Es, por analogía, la obra de arte el laboratorio donde la evidencia, observada por el practicante que la elaboró, puede adquirirse sin lugar a dudas. Allí es donde se mide todo, el Universo. Si en la Ciencia se emplean instrumentos y objetos de medición que pueden (se sabe esto con la certeza suficiente) alterar al fenómeno, en el Arte se utiliza a la obra de arte que, desde la perspectiva del practicante, también enguye partes del fenómeno, de la experiencia, y hace que la evidencia sea incoherente con la Realidad.

No obstante, a pesar de que las limitaciones para aprehender la Realidad existen, también se confía casi de forma dogmática en que sus medios de observación son válidos para los fines expuestos. De allí que sean valorados tanto los experimentos a los cuales en la Ciencia se acude, como las obras de arte que de forma estética, con el formato adecuado, permiten el acercamiento a la verdad. La misión de los practicantes, por ello, es presentar de maneras convincentes su descubrimiento sobre la Naturaleza y que todos lo veamos. De allí la importancia de ambas disciplinas, porque sin el conocimiento de nuestra Realidad es imposible entender nuestros problemas y, consecuentemente, nos es imposible resolverlos o asimilarlos. Por ejemplo, según la Lingüística, la comunicación nos une a la sociedad porque nos permite encontrar los medios para expresar lo que deseamos y necesitamos de los demás. La Literatura, por otra parte, permite reconocer cuáles son esos medios de expresión sobre lo que deseamos o necesitamos. La Lingüística, con todos los experimentos a la fecha realizados, nos permite estudiar qué hechos aseguran de modos eficientes la comunicación con la sociedad. La Literatura, con sus diversas obras teatrales, relatos y alegorías, nos permite ver los impedimentos a lo anterior, lo que explícitamente se conoce como Soledad.

En conjunto, ambos tipos de conocimiento se complementan y nos otorgan una perspectiva del Universo más completa, más funcional y más relevante. En conjunto, la Ciencia y el Arte constituyen un legado invaluable que nos permitirá enfrentar a la Realidad que nos dificulta vivir, y que nos mata, pero que también nos faculta a ejercer lo que deseamos, como construir monumentos basados en la Mecánica y otorgarle el significado adecuado a dichos monumentos con tal de que representen nuestra imagen, lo que somos como sociedad. O reconocer correctamente los sentimientos que embargan nuestra mente, a la vez que es posible controlarlos porque se comprende su carácter endócrino. En conjunto, los saberes le brindan certidumbre al futuro, al pasado y al presente, tan sólo para seguir y seguir, hasta nunca terminar.

7 de Enero de 2013

1. lo que existe y se puede medir.

2 comentarios:

  1. Interesante reflexión. ¿Qué opinas acerca de lo que sobre lo mismo escribieron aquí: http://www.experientiadocet.com/2012/09/ciencia-arte-y-religion-consideraciones.html?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece incompleto, y ciertamente poco objetivo: poco formal y poco científico. Las personas no somos quiénes para decir lo que es "el conocimiento verdadero". Es imposible hacerlo. Por ello la opción única posible sería hablar de las metodologías empleadas por distintas disciplinas para llegar al pretendido y tan buscado "conocimiento verdadero". Ni la Ciencia, ni el Arte (y hay que decirlo, ni la religión) pueden garantizar si llegan o no al "conocimiento verdadero", pero en todo caso existe una metodología posible de ponerse a prueba. Cada quien puede optar por la forma que más le convenga para adquirir el conocimiento. Comoquiera la intención del texto es interesante.

      Saludos, y gracias por todos tus comentarios. :D

      Eliminar