Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»


Mario Vargas Llosa, en «Elogio de la lectura y la ficción»:

«...leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo, ni siquiera saberlo, que la vida [...] debería ser mejor.»

·

La creatividad surge de hallar –pensando diferente del resto– ideas absurdas, para así nuevamente pensarlas y darles coherencia.

Ahí la importancia de la Lógica: porque sólo con ella es posible tanto hallar los absurdos como obtener la coherencia.

·


sábado, 11 de octubre de 2014

PAGO

Te lo dije, amigo, te lo dije,
una cosa por la cual he de insistir:
cada quien tiene derecho de elegir,
mirando hacia el sufrir que se consigue.

Perverso, todo el Mundo nos persigue;
y al Mundo igual lo haremos pervertir.
No obstante, la prudencia ha de existir:
hay pagos que el futuro nos exige.

Y, pues, en dicho pago ha de pensarse,
sea culpa, sea vergüenza o contrición.
Si costo y gusto alguno se observaren

permite que haya gozo por la carne,
teniendo siempre en consideración,
de aquello, todo cargo que imputaren.

7 de Octubre de 2014


domingo, 5 de octubre de 2014

CONDICIÓN

Vivo, me pregunto qué hay en la muerte.
Muerto, me pregunto qué hay en la vida.
Temo ilusiones que sean de mentiras;
miento ilusiones que puedan temerse.

Pienso, y extraño si no puedo verte.
Siento, y al verte ya tengo sufrida
carne esperando que se halle cumplida
la predicción de tan lejos tenerte.

No es que pretenda de siempre arraigarme,
pues arraigado ya nada pretendo.
Sólo quisiera poder enterarme

de lo que en mi condición no comprendo.
Sabio, ya no encuentre gusto en saciarme.
Gusto saciarme si ciego me encuentro.

5 de Octubre de 2014


POLÍTICA

[Porque] acontece en el orden de las cosas que cuando
se quiere evitar un inconveniente, se incurre en otro. Pero
la prudencia estriba en saber conocer la naturaleza de los
inconvenientes y aceptar el menos malo por bueno.

El Príncipe. Nicolás Maquiavelo


«¡Convéncete!» dijeron,
luego así me convencí.
No obstante, sus palabras
en varias lenguas fueron:
sólo algunas comprendí.

Luego, no decidieron
sobre aquello que entendí.
Ideas manipuladas
que juicios no impusieron;
comprender yo decidí.

Mi ser nunca infringieron
y ante nada me vencí.
De joyas encantadas
esclavo me creyeron
cuando aquéllas recibí.

Porque antes me tuvieron
como inmóvil maniquí.
Las almas impactadas
tal cual se sorprendieron
si a mi gusto preferí.

Y a mí nunca pudieron
engañar que percibí
yaciendo las humanas
convicciones; creyeron
que en mi forma no era así.

Si moverme quisieron,
al contrario yo impedí
mis ideales mancharan.
Entonces no entendieron
el objeto que seguí.

Sólo algunos supieron
darme gusto en mi sentir.
No es que en ellos confiara:
fingí me sedujeron
y seducirlos fingí.

Política me dieron
y política les di.
Yo no oculto que actuara,
cuando aquellos cumplieron,
el interés que había en mí.

Claro he contado el cuento:
pienso que los divertí.
Y si a alguno inquietara
porque me convencieron,
vuelva de nuevo hasta aquí.

5 de Octubre de 2014